Y el nuevo rey de los tres cilindros es el motor turboalimentado, de 1,6 litros, de Toyota. Se emplea en el GR Yaris, un modelo de homologación para el Campeonato Mundial de Rallies (WRC), que se lanzará en la segunda mitad de 2020 por una cifra que podría rondar los 35.000 euros.