El rey del ranking es el 917; en concreto, un 917K 'cola corta' de 1970, que en 2017 alcanzó la descomunal cifra de 12,64 millones de euros. Este ejemplar, con el número de chasis 024, se utilizó en la película Le Mans, protagonizada por Steve McQueen. 

Es un coche muy exclusivo, con solo 59 unidades producidas y propulsado por un motor bóxer de 12 cilindros y 5,0 litros, con 630 CV. Con estas cifras, no nos extraña que el vehículo firme una velocidad máxima de 360 km/h.