También debemos hablar de rallies en la historia competitiva de Porsche. Buena muestra de ello es el 959 París-Dakar de 1985, que valió 5,34 millones de euros.

Este modelo del Grupo B, transformado para volar por el desierto, es uno de los siete ejemplares desarrollados oficialmente y uno de los dos en manos privadas, con la mítica decoración de Rothmans.