Un nuevo paso atrás en el tiempo y uno adelante en las cotizaciones nos sitúan en este Porsche 935 de 1979, adquirido en una subasta de 2016 por 4,34 millones de euros.

Es un modelo con una historia de carreras muy importante. Fue segundo en las 24 Horas de Le Mans de 1979, y salió victorioso después en Daytona y Sebring.

Se trata de una evolución 'racing' del Porsche 911 Turbo (930), desarrollada por Kremer Racing. Se impulsa con un motor bóxer, de seis cilindros y 3,1 litros, con tecnología biturbo y alrededor de 760 CV.