Sobre el papel, la tercera generación del Skoda Octavia, que se presentó en 2012, lo tenía todo: un diseño elegante, mucho espacio, un gran maletero, interesantes versiones deportivas...