Sin embargo, con el restyling del 2005, llegó la catástrofe. Una auténtica pena que cuando el 9-5 recuperó su atractivo, ya en 2010, la marca acabara desapareciendo.