El compacto alemán porta un legado de peso, dentro de Volkswagen, y por ese motivo, muchos esperaban algo más, en términos de diseño.

En este sentido, las únicas novedades estéticas las encontramos en las ópticas principales, con tecnología de tipo LED para todas las funciones, incluidas de serie en todas las versiones.

Y como sucede en el caso del Renault Clio, esto responde a la necesidad de evolucionar, con delicadeza, una silueta muy reconocible, como sucede con el caso el Golf 8.