La nueva generación del utilitario francés ha sufrido una evolución ligera respecto al estilo de la cuarta entrega, acercándose más al diseño del Mégane.

Las nuevas ópticas principales infieren un aire de mayor madurez al nuevo Clio y la tecnología full LED adaptativa aumenta el nivel de seguridad del modelo de la firma francesa, sobre todo, cuando se viaja de noche o bajo condiciones de escasa iluminación.