Podríamos decir que la llegada del Porsche Taycan es la esperada respuesta al Tesla Model S, en una categoría desierta de posibles rivales. Por otra parte, supone el inicio de la era eléctrica de Porsche.

En pocas ocasiones, habremos asistido a un modelo de producción tan parecido al ejercicio de estilo del que deriva, en este caso, el Mission E.

Es casi seguro que el Taycan sirva de inspiración estética para los futuros modelos de Porsche, pero sigue siendo interesante comprobar cómo los diseñadores de la firma alemana han logrado respetar el diseño tradicional de la marca, fusionado con modernas líneas y elementos vanguardistas como las ópticas principales del Taycan.