Parece que al Peugeot 208 le queda mucho recorrido, a la vista de la nueva imagen que luce la última generación del utilitario francés. La denominación 209 tendrá que esperar, al menos, de momento.

Las ópticas principales del nuevo modelo galo, en cualquier caso, se inspiran con claridad en el 508, precursor estético de todos los modelos que el fabricante del león ha ido comercializando con posterioridad. El rasgo distintivo es el diseño vertical de las luces de conducción diurna, que simulan el colmillo de un león y que lo hacen inconfundible.