Originalmente mostrado como un concept car denominado 'Golf Montana', el interés de los clientes fue tan grande, que la versión campera del Volkswagen Golf II se comercializó como Golf Country.

Estaba basado en el Golf CL Syncro de cuatro puertas, con una potencia de 98 CV. Se ensambló en la factoría de Steyr-Daimler-Puch, en Graz, entre mayo de 1990 y diciembre de 1991. La carrocería se elevó 120 milímetros con la ayuda de un bastidor tubular y se instaló una especie de barra de defensa integrada con el chasis en la parte delantera.

En la parte trasera, el soporte de la rueda de repuesto plegable, se instaló sobre el paragolpes. En 18 meses, se fabricaron, exactamente, 7.735 Volkwagen Golf Country.