El Toyota Land Cruiser es uno de los todoterrenos más conocidos en la historia del automóvil. La carrocería de cinco puertas, junto con motores de gran cilindrada, potentes, además de mucha comodidad, siempre han sido su mejores señas de identidad.

Estos aspectos se hicieron especialmente evidentes en 1990, cuando salió al mercado el J8, mucho más lujoso que los anteriores. El primer Lexus LX también utilizó esta base mecánica. Con propulsores de seis cilindros en línea y 4,0 litros de cilindrada, en gasolina, y de 4,2 litros de cubicaje, en el caso del turbodiésel, no quedan muchos ejemplares en la actualidad... salvo en Rusia, donde se importó un gran número de ellos.