Curiosamente, la industria automovilística de la antigua república democrática alemana (RDA) ayudó a la marca Skoda a desarrollar vehículos más modernos. Sin embargo, los numerosos proyectos fallidos llevaron a Skoda a confiar en Bertone. Con la ayuda de Italia, el Skoda Favorit se presentó en 1987, un utilitario bastante razonable para la época. En 1994, el Felicia reemplazó al Favorit.