El Trabant 1.1 dispone de un motor de cuatro tiempos, con 42 CV de potencia, fabricado bajo licencia de Volkswagen. Lamentablemente, la adaptación de todos los componentes absorbió tanto dinero, que no se pudo destinar nada a otras áreas del coche.

Así las cosas, el Trabant 1.1 entró en producción en mayo de 1990, cuando la antigua República Democrática de Alemania (RDA) estaba a punto de disolverse. Era evidente que nadie quería gastar su dinero en un coche tan anticuado. Ese fue el motivo por el que, después de un año de producción y casi 40.000 vehículos vendidos, el Trabant 1.1 cesó su producción. Por cierto, el ejemplar que ves en la imagen es una preparación de la empresa Vilner.