Continuamos la trayectoria del GT-R con el R34, lanzado en enero de 1999. Poseía una carrocería 7,0 centímetros más corta que la de su predecesor y, en el habitáculo, se integraba una pantalla LCD de 5,8 pulgadas, en la que se mostraba diversa información del vehículo. Oficialmente, su motor de seis cilindros entregaba 280 CV, pero, en realidad, parecía que ofrecía caballería extra.