La colaboración entre McLaren y Gran Turismo también dio como resultado el Ultimate Vision GT.

El propio productor del videojuego, Kazunori Yamauchi, estuvo involucrado en el desarrollo, viajando a Woking para reunirse con los ingenieros del fabricante de superdeportivos.

En este concepto virtual, el piloto conduce el automóvil en la misma posición que lo haría en una moto.

La potencia resultante de este McLaren es de 1.150 CV, gracias a la suma de un motor V8 de gasolina, con dos turbos y 4,0 litros de cubicaje, más otros propulsores eléctricos, dando lugar a un vehículo de tracción total, que tan solo marca 1.000 kilos en la báscula.