El interior del Fiat Panda Cross es un espacio no demasiado amplio, pero con una disposición bien pensada. El espacio para las plazas delanteras es correcto, mientras que detrás, solo dos adultos tienen la comodidad asegurada (ofrece cinco plazas de serie).

El conductor disfruta de un puesto de conducción con una óptima visibilidad, mientras que el cuadro de instrumentos luce un diseño convencional, con dos relojes analógicos, divididos por una pantalla digital para el ordenador de a bordo.

Asimismo, la palanca del cambio manual está ubicada en una posición elevada de la consola central, lo que permite al conductor un manejo muy cómodo.