Unos años después, la parrilla evolucionó hacia unas formas más limpias y estrechas, pero manteniendo la misma esencia hasta la década de los 50, en los modelos BMW 327 y 328.