Esta primera calandra tan original y de grandes formas data de 1933 y fue incorporada por primera vez en el BMW 303.

Dividida en dos partes y colocada en posición vertical, su cometido era enfriar un motor de gasolina de 30 CV de potencia.