Los responsables de la firma de Wolfsburgo también han confiado en unas grandes lamas horizontales cromadas, para conferir un aspecto impresionante al frontal del SUV alemán.

La parte delantera del Volkswagen Touareg es peculiar y llevado al extremo jocoso, puede recordar a un rallador de queso gigante.