Por su parte, el vehículo norteamericano recurre a un motor turboalimentado de gasolina, de 2,0 litros de cilindrada, con 260 CV, que se combina con una transmisión automática con convertidor de par, de nueve velocidades.