Habrá tres opciones 'mild-hybrid' con los motores de gasolina de 110, 130 y 150 CV. Estas versiones, denominadas eTSI, siempre se asocian a la transmisión automática de doble embrague DSG, con siete marchas.

A través de una red eléctrica de 48 V, la tecnología no solo sirve para alimentar ciertos componentes del coche y arrancarlo, sino que, en momentos puntuales, se apaga el motor térmico e impulsa al vehículo cuando va lanzado.