Volkswagen convierte el smartphone Samsung del conductor en la llave del Golf. De hecho, solo se necesita poner el smartphone cerca de la manilla de la puerta para cerrar o abrir el coche.

Antes de utilizarlo por primera vez, el usuario deberá conectar el teléfono al sistema de infoentretenimiento mediante un código de acceso único.

Una vez dentro, hay un lugar de almacenamiento en la consola central, donde el conductor puede colocar el smartphone y luego arrancar el motor.

Curiosamente, la llave virtual puede ser duplicada para que se pueda enviar a otros miembros de la familia o amigos, permitiéndoles así acceder al Golf desde un smartphone diferente.