El principal aval del HR-V Sport está debajo del capó. Se trata de una mecánica tetracilíndrica y turboalimentada, con 1,5 litros de cilindrada. Desarrolla una potencia de 182 CV a 5.500 rpm, con un par motor de 240 Nm, entre las 1.900 y las 5.000 vueltas. La caja de cambios manual, de seis velocidades, encauza la fuerza del motor hacia el eje delantero. 

El consumo mixto oficial es de 6,7 litros cada 100 kilómetros, en ciclo de homologación WLTP. Una cifra bastante razonable para la potencia disponible y que, nosotros, después de una semana de pruebas, hemos podido reproducir sin demasiados esfuerzos.