Antes de que la hibridación plagara la gama de Lexus, el IS-F de entre 2007 y 2015 ofrecía un bloque motor V8 de gasolina, de aspiración atmosférica, 5,0 litros de cilindrada, 423 CV y 505 Nm. Algunos, por prestaciones, llegaron a compararlo con el BMW M3 del momento.