Actualmente, no nos resulta raro ver a un SUV con un motor de gran potencia, pero en 2010, año en el que aterrizó el Jeep Grand Cherokee SRT-8 en el mercado, muchos se quedaron boquiabiertos.

Y es que el motor atmosférico de gasolina Hemi V8, de 6,4 litros de cilindrada, convirtió al Cherokee en un aparato de 468 CV de potencia y 624 Nm de par máximo.

La gama Jeep tiene ahora motores más potentes, pero no de mayor cilindrada.