El Tesla Roadster de primera generación estuvo a la venta entre los años 2008 y 2012, antes del lanzamiento del exitoso Model S.

No sorprende que, por aquel entonces, nadie se atreviera a pagar los más de 100.000 dólares que costaba este coche eléctrico, desarrollado por una empresa por aquel entonces muy poco conocida.

El joven Elon Musk ofreció al mercado del automóvil un descapotable 'cero emisiones', con una autonomía de unos 390 kilómetros y un chasis suministrado por Lotus.

Curiosidades de la vida, pero el primer coche que lanzaron al mercado, resulta ser el más apropiado para convertirse en objeto de colección en los próximos años.