La segunda etapa vital del M3 tuvo hasta tres tipos de carrocerías distintas. En 1992, comenzó a venderse con un formato coupé, llegando en 1994 la versión descapotable y, poco después, la berlina de cuatro puertas.

La nueva mecánica a estrenar era atmosférica de seis cilindros en línea, con un cubicaje de 3,0 litros y una potencia de 286 CV. Para 1995, la cilindrada aumentó hasta los 3,2 litros y el rendimiento se elevó hasta los 321 CV.

Además, hizo su aparición la nueva caja de cambios manual-secuencial SMG con seis velocidades, frente a la transmisión manual de cinco marchas que había venido ofreciendo en exclusiva.