También tenemos alternativa turbodiésel, por supuesto. El León FR, con su motor 1.9 TDI de 150 CV y 320 Nm, fue un coche que dejó claro que las opciones de gasóleo no eran malas en vehículos de este tipo. 

El modelo español aceleraba de 0 a 100 km/h en 6,7 segundos y se convirtió en el objeto de deseo de muchos jóvenes españoles. Si lo querías en gasolina, también disponía de la mecánica 1.8 de 225 CV, la misma que la del Audi S3 antes analizado.