Es el modelo menos potente de la lista, pero poco tiene que envidiar al resto, ya que recurría a un brioso propulsor atmosférico de gasolina, con 1,6 litros y 125 CV, y tan solo pesaba 1.000 kilos. 

Probablemente, dentro de este ranking, resulte la opción más barata de adquirir en el mercado de segunda mano.