¿Quién podía imaginar que Mitsubishi desarrollaría un coche así? Este Colt tan especial montaba un propulsor turboalimentado de gasolina, con 1,5 litros y 150 CV.

El peso se quedaba en 1.100 kilos, así que el modelo japonés sobresalía en la aceleración de 0 a 100 km/h, que completaba en poco más de 7,0 segundos.  

Desde luego, el CZT no era el deportivo pequeño más popular, pero sigue siendo una compra inteligente.