Seguro que te suena el bloque atmosférico de gasolina, de 1,9 litros, empleado por Citroën y Peugeot. Claro, además de utilizarse en el 405, también se usó en el BX GTi, entre otros modelos.

La versión con culata de ocho válvulas entregaba 130 CV a 6.000 rpm y firmaba unas prestaciones nada desdeñables: 185 km/h de velocidad máxima y aceleración de 0 a 100 en 10,5 segundos.