La reinvención de este todoterreno llega a la cita alemana con un nuevo diseño, muy acertado bajo nuestro juicio personal.

El Land Rover Defender llegará al mercado, en todo caso, con tracción total y con un cambio automático con convertidor de par, de ocho velocidades.

Los primeros motores en ponerse a la venta serán los Si4 e i6 de gasolina, de 300 y 400 CV, respectivamente, así como el turbodiésel SD4, ofertado en los niveles de potencia de 200 y 240 CV.

El i6 dispone de hibridación ligera, mientras que una versión híbrida enchufable llegará en un futuro próximo.