El utilitario estadounidense lleva con nosotros desde 1976 y cuenta con ocho generaciones a la espalda. Lo cierto es que, a pesar de su veteranía, sigue siendo uno de los modelos más populares y adquiridos de la marca del óvalo. 

Su historia dio comienzo en 1972, a través del prototipo Bobcat, aprobado por el propio Henry Ford II. Un dato curioso: el coche de serie se planificó para que fuera 100 dólares más barato que el Escort.

Hoy en día, pocos dudan de que continuará su trayectoria durante muchos años, a pesar del auge de los SUV urbanos.