Esta foto corresponde al Fase II, donde cambiaban el paragolpes delantero, las llantas de aleación y el spoiler trasero. Además, se retocó la suspensión, se mejoró la carburación y la refrigeración y el motor pasó de 115 a 120 CV.

Los expertos de la época aseguraban que la dirección era menos nerviosa, lo que mejoraba la dinámica de conducción. No obstante, la relación precio-prestaciones siguió siendo magnífica hasta el fin de su comercialización.