El Bizzarrini Manta fue un ejercicio de estilo, presentado en el salón de Turín de 1968, al que se considera como el inicio en el sector del estudio Italdesign Giugiaro.

Un joven Giorgetto desarrolló este concept junto al ingeniero Aldo Montavani.

El Manta incorporaba un motor central, una carrocería de fibra de vidrio y unas suspensiones independientes.