Uno de los pioneros de la categoría, el Honda CR-V, hizo de la rueda de repuesto exterior una de sus mayores señas de identidad, durante sus dos primeras entregas. 

Curiosamente, en los modelos que se vendieron en Europa, al principio, el neumático estaba protegido por una cubierta de material textil, que a partir del restyling del año 1999, pasó a ser rígida y del mismo color de la carrocería.