En 2004, apareció una nueva generación del Octavia y, una vez más, utilizó la base técnica del Volkswagen Golf; en este caso, de la quinta generación del compacto alemán.

El principal argumento de compra del Octavia continuó siendo su destacado maletero: 560 litros, el de la berlina, y 580, el del familiar.