La versión más 'caliente' del Octavia I fue, sin duda, el WRC, un World Rally Car con tracción a las cuatro ruedas. Inicialmente, fue el checo Roman Kresta quien pilotó este coche de 300 CV y 600 Nm, capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 3,9 segundos. 

En 2001, el Octavia WRC obtuvo el cuarto puesto en el Rally de Gran Bretaña y subió al podio, con una tercera posición, en el Rally Safari.