En países como Alemania, la versión familiar del Octavia I fue especialmente bien recibida. Una curiosidad: en la primera presentación interna del coche, el entonces primer ministro checo encontró el diseño del Octavia demasiado italiano.