En 1979, se anunciaron las nuevas reglas para los distintos campeonatos del mundo de automovilismo. Para la categoría Grupo B del Mundial de Rallies, se requería correr con modelos de los que, al menos, se hubieran fabricado y puesto a la venta 200 unidades.

Lancia confió el proyecto a Abarth y a Pininfarina, que trajo como resultado la presentación del 037 Stradale en 1982, del que salieron de fábrica 217 unidades.

El que se subasta en Monterey cuenta con el chasis número 57, está pintado de color Rosso Corsa y el sistema de frenos y el motor se han mejorado. Este último cubica 2,1 litros y entrega 250 CV.

Con apenas 6.600 kilómetros de uso, parece justificado un precio de entre 475.000 y 600.000 dólares (423.761 y 535.278 euros).