También en Francia, la fiebre por los microcoches fue disminuyendo en 1945. El ingeniero Robert de Rovin construyó, entre 1950 y 1953, el D-4 con 13 CV de potencia, del que se construyeron unos 1.200 ejemplares. Rovin tuvo que echar el cierre en 1959.