Probablemente, el microcoche más popular después de la IIGM fue el Fuldamobil; en la imagen, un N2 de 1952. Desde 1951 hasta 1969, se construyeron un total de 2.900 vehículos en Alemania. Pero eso no es todo: fue conocido con diferentes nombres como Bambino en los Países Bajos, como Fram-King en Suecia, como Nobel en el Reino Unido, como Alta en Grecia y como Attica en Argentina y Chile.