Al igual que los automóviles de producción, los prototipos también tienen sus admiradores y coleccionistas. Por ejemplo, el ejercicio de diseño Stola S81, que fue uno de los primeros intentos por reeditar el legendario Lancia Stratos.

Construido en el año 2000, con la participación directa del diseñador de los primeros Stratos, Marcelo Gandini, el prototipo fue adquirido por el arquitecto y empresario milanés Corrado Lopresto. Es curioso que también posea un prototipo basado en el Stratos original, el Lancia Sibilo de 1978.