Es el modelo de Alfa Romeo que retornó a la propulsión trasera y también el primero que regresó a Estados Unidos. Se trata del coche con el que todos los entusiastas del mundo del automóvil sueñan, pero que ningún fabricante se atrevió antes a fabricar. Un deportivo de bella estampa, con un carácter fuerte y una serie de defectos que lo hacen todavía más adorable.

Un superdeportivo en miniatura, el Alfa Romeo 4C incluye un chasis monocasco de fibra de carbono, como no se había visto en mucho tiempo, vendido por un precio más que razonable. Incluso dada su reducida producción, el 4C fue un vehículo fundamental en términos de imagen de marca.