Si ya no lo recuerdas, no te preocupes, ya que el Dodge Dart no es un modelo de gran éxito. Pero este fue el primer coche producido por Chrysler después de unirse al Grupo Fiat.

Técnicamente, se trata de un Alfa Romeo Giulietta rediseñado para los Estados Unidos, que le permitió a Marchionne cumplir con los acuerdos de la administración Obama, que permitió la fabricación de un modelo compacto y 'ecológico'. Teniendo en cuenta el elevado consumo de los motores de 6,0 litros V8 norteamericanos, el 1.4 T-Jet fabricado en Italia, resultó ser una joya de eficiencia.