Basado en el Ford F-150 Raptor, este pick-up disfruta de un compartimento de carga ampliado y cuenta con amortiguadores deportivos Fox.

El cliente puede elegir el propulsor estándar, un 3.5 V6, turboalimentado, con 450 CV, o mejorarlo con un nuevo turbocompresor para alcanzar 600. En Estados Unidos, hay que 'aflojar', como mínimo, 300.000 dólares (267.360 euros, al cambio).