Este modelo, creado por la compañía Kahn, fue la respuesta al Clase G de seis ruedas. Disponía de un motor 6.3 V8, con 430 CV, que trabajaba junto a una transmisión automática de seis velocidades, con desarrollos acortados, y a unos diferenciales bloqueables.

El precio del vehículo superaba los 200.000 euros, pero también se desarrollaron versiones más asequibles, con dos ejes y un motor turbodiésel de 122 CV.