Un grupo de ingenieros eslovacos ha creado su propio avión según los mismos principios que Terrafugia: adaptar el avión ligero a los desplazamientos terrestres.

Y lo cierto es que se lo toman muy en serio: AeroMobil cuenta con 25 años de experiencia en el desarrollo de varios prototipos. El último ofrece una autonomía de vuelo de 750 kilómetros y promete estar listo para 2020.