Este proyecto de Airbus supone un enfoque diferente de la movilidad aérea. Se trata de un taxi volador, que dispone de conducción autónoma, ya que no está tripulado.

Esta misma solución la están analizando otras compañías destacadas, como Boeing, Uber y hasta Rolls-Royce.